La importancia de la almohada

A menudo pasamos por alto la importancia que realmente tiene la elección de la almohada, siendo esta esencial para un sueño reparador. Demasiado blanda o demasiado dura, demasiada alta o o demasiada baja, puede provocarnos una mala postura de la cabeza y el cuello, traduciéndose en  fatiga, torticolis , rigidez en el cuello y dolores de cabeza. Por lo tanto al igual que ocurre con el colchón, tendremos que tener en cuenta estos tres criterios a la hora de elegir la almohada correcta.

A fin de evitar tensiones cervicales o en la espalda, la cabeza debe estar debidamente alineada con respecto a la columna vertebral cuando está descansando en la almohada. Dependiendo de si se duerme boca arriba, boca abajo o de lado, la altura de la almohada será diferente.
En el caso de dormir de lado, optar por una almohada más alta (+9 cm) y firme. Las Almohadas ergonómicas y cervicales son particularmente las más indicadas para esta posición, ya que se adaptan perfectamente a la curvatura de nuestro cuello.

En el caso que nuestra postura de dormir sea boca abajo, lo más conveniente será elegir una almohada baja de 5 ó 6 cm máximo, afin de evitar molestias y dolores en el cuello y cervicales.
Por último para la posición de acostado boca arriba, todas las alturas de almohadas son adecuadas, siendo tan sólo una cuestión de preferencia en cuanto a gustos de cada uno.
Siempre con la misma idea de respetar la correcta alineación de la cabeza con la columna vertebral, es importante tener en cuenta la estatura y nuestra corpulencia. Si somos de escasa estatura y poco corpulentos, nos conviene mejor una almohada baja de 8 ó 9 cm. Por el contrario, si somos de estatura alta y de fuerte constitución con espalda ancha, y dormimos de lado, tendremos que elegir una almohada alta y firme, para un mejor sostenimiento y alivio de la  presión ejercida sobre la almohada.

Mullidas, suaves o firmes, es una cuestión de gusto. Los hay que prefieren tener la cabeza descansada sobre un soporte firme, a diferencia de otros que prefieren que la cabeza se hunda y recoja sobre una almohada mullida. Para comprobar esto, no dude en probar diferentes tipos de almohada. La idea es encontrar el equilibio adecuado entre el confort y el apoyo o soporte. La comodidad de la almohada depende de la naturaleza de los materiales con las que esté fabricada: cuanto más densos sean los materiales de relleno, más firme será la almohada.Si el núcleo de la almohada es de espuma de poliuretano o el látex natural, esta será compacta y de firmeza superior, lo que garantiza un óptimo soporte para el cuello. Este tipo de almohadas son muy recomendables para personas con problemas cervicales. "Es la espuma la que asegura el mejor soporte al tener la ventaja de ser sostenible, saludable y hipoalergénico".

Hay también almohadas que contienen en su interior espuma con memoria, llamada de viscoelástica de firmeza inermedia que se amolda perfectamente a la forma y los contornos del cuello y la cabeza, proporcionándonos máxima adaptabilidad y un óptimo confort.

almohada viscoelática


El duvet y la pluma de ganso o pato, es otro de los materiales utilizados en la confección de almohadas,  proporcionan un confort incomparable. Las elegimos sobre todo por la comodidad que nos ofrecen,  menos por sus propiedades terapéuticas. Este relleno natural da como resultado un soporte de poca firmeza, por lo que pueden ser muy adecuadas para aquellos que duermen boca abajo. Desventajas: tienen una vida útil más corta, transpiran poco en verano y no se recomiendan para las personas alérgicas.


Las fibras sintéticas (poliéster) son una solución hipoalergénico y económica. El problema que tienen es al lavarlas. Si es de mala calidad, quedará apelmazada. Por eso hay que elegirla de gran calidad. Su material es el relleno de poliéster, una fibra ahuecada y cardada. Son las almohadas más baratas y en general una buena elección para casas de vacaciones.Suelen ser muy firmes, por lo que si no te convencen, siempre puedes descoserlas y sacar parte del relleno. Son apropiadas para dormir de lado o boca arriba.


Almohadas ergonómicas o cervicales en forma de ola, creadas especificamente para adaptarse a la curvatura del cuello, son ideales para dormir de lado. Mantienen la cabeza como una extensión de la columna vertebral, descargando las tensiones del cuello. Este tipo de almohadas no son adecuadas para todo el mundo, se recomienda su uso para personas con dolores musculares al despertar, rigidez en el cuello o artrosis cervical. También es importante elegirlas en función de nuestra corpulencia.

almohada abrazame

Elegir un buen colchón, algo fundamental

Dormir en un buen colchón aumenta la calidad de vida, por ello es tan importante saber por qué modelo decantarse. Los colchones pueden ser de muchos tipos, de distintos materiales como muelles o viscoelástico, y también de diferentes grados de dureza y firmeza

DORMIR bien es salud. El descanso es fundamental para el bienestar de la persona; un buen descanso hace que la salud mejore notablemente durante el día, y en ello tiene mucha importancia elegir un buen colchón. Es tal el peso de esta decisión que incluso la Organización de Consumidores y Usuarios ha presentado una guía donde figuran los diferentes aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar el mejor colchón para la espalda.

A la hora de tomar esta decisión, las características físicas de cada persona tienen mucho que ver. Peso, edad, altura son algunos de los aspectos que deben valorarse, sobre todo hoy en día, con la oferta tan variada que existe. De todo ello saben mucho en Shiade, firma vasca que además de ofrecer una amplia variedad de piezas de mobiliario de dormitorio, pone a disposición de los clientes los mejores modelos de colchones.

A TENER EN CUENTA PARA UN BUEN DESCANSO

● Firmeza. Según los profesionales, lo mejor es comprar un colchón de dureza media, es decir, ni muy duro ni muy blando.

● Elasticidad. La recomendación es que sea elástico sin exceso, no debe hundirse demasiado en las partes con más peso de nuestro cuerpo.

● Variedad. Los colchones que vende Shiade con tratamientos especiales certificados están fabricados en Europa.

● Tipología. Existen diferentes tipologías de colchones; el de muelles y el de espuma donde los más conocidos son los de poliuretano y los hay de diferentes calidades.

● Posturas. La postura en que uno duerme también va a condicionar el modelo a elegir

 

BIOGRAF VISCOELÁSTICO Se trata de un modelo que ofrece Shiade para el público juvenil, un colchón fabricado con tejido strech quality con Saniguard® Protected, tratamiento exclusivo de protección barrera total de ácaros y alérgenos, dermatológicamente ensayado, que es inofensivo y seguro para el ser humano. Este tratamiento está especialmente ideado para personas que padezcan asma, alergias a los ácaros, polvo y sus alérgenos, todo ello siendo respetuosos con el medio ambiente.

Otra de las características de este modelo es su aporte de aceites naturales, lo que garantiza una perfecta adaptación al cuerpo y excelente transpiración.

colchon juvenil biograf

COLCHONES PARA TODAS LAS ESTACIONES Pero además de las características personales de los usuarios, el uso que se le vaya a dar al colchón también indica una inclinación hacia unos modelos u otros. Así, por ejemplo, dentro del modelo Ergo Ceramic de Carbono Visco, especialmente diseñado para deportistas, podemos encontrar el colchón reversible, con un lado idóneo para el invierno y el otro para el verano. Para la temporada en la que nos encontramos, resulta idóneo el modelo Cara Verano con tejido Ceramic.

colchon ergoceramic

Se trata de un tejido de última generación con hilos BioCerámicos cuya propiedad es reflejar la radiación infrarroja emitida por el cuerpo humano devolviéndola al mismo.

Esta energía es utilizada en el campo de la medicina para mejorar la salud y prevenir enfermedades. Una noche de sueño equivale a permanecer más de diez minutos bajo una lámpara infrarroja de 150w utilizadas en clínicas de fisioterapia.

Este tejido supone una recuperación del cuerpo, así como beneficios que tienen que ver con una mejor vasodilatación, mejora de la termorregulación corporal, de gran utilidad para el tratamiento de dolores crónicos e hipercolesterolemia, para aumentar los niveles de colágeno, y elastina de la piel, siendo adecuada en el tratamiento de piel envejecida, mejorando su textura, suavidad y elasticidad.

Otros modelos de los que ofrece Shiade son el Ergo Thermal, con laterales acolchados con tejido Strech Medigel con detalle bordado y doble topper integrado con tejido 3D Fresh garantizando una óptima ventilación; Sheraton Micro Pocket, con la característica de disponer de capas interiores Box Confort estabilizadoras con veinte milímetros de carbono-grafeno de propiedades de alta protección, con transpiración e higiene en cara superior con cuarenta milímetros; y, el modelo Vitale de muelle ensacado, que además facilita un sueño profundo.

colchones ergothermal-sheraton-vitale

Este último está fabricado con tejido strech intense de propiedades relajantes facilitando la eliminación de tensión acumulada durante el día, gracias a su hilo ultra-fino de carbono lo que le confiere características antipolvo y antibacteriano.

¿Cuánto debes dormir realmente?

¿Cansado?. Todos conocemos esa sensación: estamos irritables, atontados e increiblemente perezosos. Es posible que no duermas lo suficiente por las noches pero, ¿cuánto es "suficiente sueño"?. Y lo que es más importante, ¿se puede recuperar alguna vez?

Aunque los científicos todavía debaten acerca de la función de dormir, tenemos claro que es necesario para funcionar con eficiencia. Después de todo, pasamos aproximadamente 24 años de nuestras vidas durmiendo. ¡Es mucho más que importante!

Para comprobar cuántas horas de sueño son más o menos necesarias, los investigadores trabajaron con grupos de personas a los que asignaron cuatro, seis y ocho horas de sueño. Después de 14 días, los que dormían ocho horas mostraban pocos lapsus de atención o problemas cognitivos. Sin embargo, aquellos con cuatro o seis horas de sueño mostraban un empeoramiento constante.

Después de dos semanas, el grupo de seis horas mostraba un tiempo de reacción similar al de una persona con una concentración de alcohol en sangre del 0,10%, lo que se considera legalmente borracho. Los que dormían cuatro horas sufrían todavía más, quedándose durante sus pruebas cognitivas. En ambos grupos, la función cerebral disminuía día tras día.

Los científicos han denominado a este efecto acumulativo “deuda de sueño”. Pero… ¿podemos recuperarnos de esa “deuda”? Después de una o dos noches durmiendo poco, los estudios demuestran que el cuerpo y el cerebro pueden recuperarse plenamente con algunas noches de buen sueño. Sin embargo, con una carencia de sueño de la escala de semanas a meses, la recuperación de la función cognitiva es mucho más lenta, necesitando muchas más noches de sueño de calidad.

Si la escala de tiempo es de meses a años, se desconoce si es posible reparar completamente la función cerebral. Paradójicamente, con una carencia de sueño crónica, la somnolencia se estabiliza, lo que significa que cada vez eres menos consciente de tu disfunción.

¿Cuánto deberías dormir?

La mayoría de los estudios tienden a mostrar que 7-8 horas de sueño es la media ideal para los humanos. Además de los problemas cognitivos, los individuos que constantemente duermen menos de 7 horas por las noches, tienen un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, obesidad y diabetes. Y un 12% más de posibilidades de morir.

Por otro lado, dormir más de 8 horas también conlleva un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes, ¡y una mortalidad un 30% mayor!

Sin embargo, en estos temas no debemos pasar por alto la genética y edad. En el estudio se comprobó que había individuos a los que no les afecto dormir tan solo 6 horas, a estos se les encontró una mutación en un gen específico. Resulta que las personas que duermen poco tienen sesiones de sueño biológicamente más intensas.

Es importante saber que debemos dormir entre 7-8 horas, pero deja que tu cuerpo y tu cerebro te ayuden a averiguar tus propias necesidades. Sin embargo, para asegurar la calidad de tu sueño es fundamental contar con un buen equipo de descanso: somier, almohada y colchón solo así garantizarás que el tiempo invertido sea biológicamente productivo.

¿Los dolores musculares no te dejan dormir?

No es extraño escuchar a amigos, compañeros o familiares quejarse por las dificultades para conciliar el s¡ueño. Tampoco es inusual oir hablar de dolores de cuello, espalda, cadera o piernas. Y es que un 32% de las personas se despiertan con molestias cada mañana, según un estudio de ASOCAMA.

La fatiga muscular y articular puede deberse a no lograr mantener una posición natural durante el descanso, que ayude al reposo total de nuestro cuerpo y permita alcanzar un sueño reparador. Es por ello, que la necesidad de dormir sobre un buen colchón es decisiva a la hora de lograr un descanso saludable, que evite el malestar corporal y el estrés que deriva en irritabilidad.

¿Tienes el colchón adecuado? Es fundamental mantener las condiciones óptimas de nuestro equipo de descanso con un óptimo mantenimiento. Sin embargo, si tu colchón tiene entre 8 y 10 años, es fundamental para tu salud reemplazarlo. Así lo afirma el estudio de ASOCAMA, que asegura un 63% de las personas con dolores en la parte alta de la espalda mejoraron o se redujeron.

Hoy día existen colchones con diversas tecnologías, por lo que la oferta es amplia, aunque dificulta la elección final. Es fundamental optar por colchones con garantía de calidad y comprobar in situ si cumple las características que tus necesidades y preferencias personales requieren.

Consejos para probar un colchón

Es importante que el vendedor te asesore sobre lo más recomendado, pero serás tú quien elija el mejor colchón para ti. Para ello te recomendamos:

  1. Túmbate sobre el colchón
  2. Acuéstate boca arriba con las piernas estiradas durante algunos minutos
  3. Comprueba que el largo sobrepase al menos diez centímetros de tu altura
  4. Debes sentir que la superficie ofrece soporte a cada una de las vértebras de la columna.
  5. Girar hacia ambos lados para percibir la sensación corporal.
  6. Si se duerme en pareja, conviene probarlo en conjunto para asegurarse que hay espacio suficiente para moverse y que el movimiento de ambos no pueda interferir en el sueño.
  7. Tomarte todo el tiempo necesario sin vergüenza. Es una decisión importante.

¿Colchón de muelles o espuma?

El mercado del colchón ha sufrido una gran revolución tecnológica en los últimos. Existen múltiples combinaciones de materiales. Pero las tecnologías con mayor relevancia son las de muelles mixtos, o híbridos y los de espumaciones avanzadas que incluso emplean la nanotecnología.

colchon muelles y colchon viscoelastico

Los muelles, hoy en día, poco tienen que ver a los de hace años, los muelles de hilo continuo  son una referencia internacional en soporte, zonificación, resistencia y durabilidad. Los colchones de muelles en combinación con espumación, es la evolución del confort, se colocan múltiples capas de confort que aportan el grado de mullosidad agradable en el primer contacto. Luego, el soporte para la columna lo aporta el muelle, actuando punto a punto donde se necesita y haciendo que la columna se mantenga en una posición natural.

En el mundo de las espumaciones hay grandes avances.

La elección del colchón no es un dato menor si tenemos en cuenta que pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, es decir entre 7 y 8 horas, que es lo que establece la Organización Mundial de la Salud. Es por ello que en Shiade trabajamos cada día para innovar y ofrecerte lo último en tecnologías del descanso. ¡Descúbrelo!

¿Cómo probar un nuevo colchón?

Una buena noche de sueño. Todos los queremos pero no siempre lo tenemos. ¿Y si tu colchón es probablemente el principal culpable?, ¿tiene más de 8 años?, ¿no lo elegiste tú?. Quizás es hora de comprar un nuevo colchón, pero... ¿cómo empezar

MUJER DURMIENDO

Son varios los factores que hay que tener en cuenta: tu postura habitual, si duermes solo o acompañado, si tienes alergias o si eres caluroso. En este sentido el asesor será una pieza clave para entender tus necesidades y dirigirte al colchón más adecuado para tus necesidades (y si estás interesado conocer los beneficios de cada una de las tecnologías disponibles). Sin embargo, no te dejes influir por precios, publicidad, términos, valoraciones u opiniones.

Existen numerosas tecnologías y combinación de materiales en el mercado, todos ellos creados para satisfacer a diferentes tipos de durmientes, por eso lo que a un amigo le puede parecer muy confortable, a ti no tanto. Por ello, túmbate sobre ellos y deja que tus propias sensaciones guíen la decisión final de la compra.

Consejos para probar un colchón

Una vez aconsejado sobre qué modelos de colchones son los más adecuados a tus necesidades, no te conformes con tocar con la mano, estas sensaciones no serán reales.

Tampoco sirve sentarse en un lateral de la cama, ya que concentras el peso en un solo punto, el colchón se comprime y puede resultar muy blando.

Lleva ropa cómoda y sácate los zapatos para garantizar la máxima comodidad. Acuéstate sobre el colchón y tómate tu tiempo, no te sientas incómodo por tardar. Si, es raro estar tumbado delante de un desconocido, pide que te dejen un rato a solas para poder estar más confortable y sin presión.

Pide una almohada similar a la que uses habitualmente, así será más fácil y más “real” la prueba.

1. Túmbate sobre tu espalda

En primer lugar asegúrate que el colchón sobre es al menos 10 centímetros más que tu cuerpo. Después, siente cómo el colchón se adapta a la espalda y si la acogida es agradable. Mantente unos minutos en esta postura fijándote en dos cuestiones:

  • Que el colchón se adapta a la curvatura de la espalda, manteniéndola recta y sin ejercer excesiva presión en la zona de los hombros y las lumbares.
  • Que tu espalda no se arquea en forma de V, es decir que no se doble por la zona lumbar. Esto significa que es demasiado blando.

2. Ponte de lado

Esta es la postura más común. Según un estudio de la asociación ASOCAMA, un 64,7% de los españoles duermen de lado. Por ello, recuéstate sobre tu hombro y caderas, que ambos queden enfrentados con el techo, dobla ligeramente las rodillas, apoya bien la cabeza sobre la almohada y fíjate si:

  • El colchón se adapta a la forma del cuerpo evitando la presión en los puntos de apoyo, como la cadera o los hombros.
  • Mantente en esa postura unos 3-5 minutos sin moverte y asegúrate que la espalda queda completamente recta. Es decir, que los puntos de presión no hacen que se giren los hombros o caderas.
  • En el caso de tener que girar la columna para encontrar una postura más cómoda, no es el colchón adecuado, ya que generará molestias durante la noche e impedirá el sueño profundo.

3. Dormir en pareja

Si compartes el colchón con tu pareja, es importante probarlo al mismo tiempo para demostrar que ambos tendrán un descanso de calidad.

  • Para saber si el tamaño del colchón es el adecuado, tumbaros al mismo tiempo y, con los brazos detrás de la cabeza, estirar los codos hacia ambos lados. Si no se chocan entre sí, el espacio es suficiente. El ancho estándar en camas dobles es de 1,5m.
  • Asegura la independencia de movimiento. Haz que tu pareja se mueva mientras estás es una postura fija y garantiza que su movimiento no te moleste.

Para darse cuenta de todos estos factores, necesitas probar cada colchón durante unos minutos, estas sensaciones serán clave para tu decisión final. Piensa que tu elección afectará a tu descanso durante 8-10 años. El tiempo que dediques a probar el colchón es una inversión.

Disponer de un buen material de descanso garantiza la calidad de tu sueño y, por tanto, de tu salud. Si éste se amolda a tus necesidades, facilitará la conciliación del sueño y de todas sus fases, siendo reparadoras y sin despertares. Para ello y por ello trabajamos día a día en Shiade, porque apostamos por tu salud y tu bienestar.

Guía para comprar un colchón

Comprar un colchón puede ser algo complejo debido al exceso de información, novedades técnicas o desconocimiento del sector, pero hay algunas preguntas que son clave a la hora de tomar una decisión.

COLCHÓN COMODO

¿Qué colchón es el más adecuado para mí?

Que encuentres el colchón que mejor se adapte a ti es nuestro objetivo, por eso antes de la decisión de compra hay que tener en cuenta algunas cuestiones como tu peso (o las personas que van a compartir el colchón), la estatura tuya o de ambas personas, la postura al dormir, el gusto en la firmeza y adaptabilidad, las posibles dolencias musculares… Podemos encontrar desde los más firmes y cómodos, como los colchones de muelles, hasta los más mullidos en espuma; así como la combinación de diversas tecnologías. ¿Cuál es el más adecuado? Esa decisión es muy personal, n o hay un ideal para todos. Para ello en Shiade recomendamos probar tu nuevo colchón previamente y consultar con uno de nuestros especialistas.

¿Qué medida debo tener en cuenta en un colchón?

Existen diversas medidas de colchones, para saber cuál es la idónea, hay que pensar en quién lo van a utilizar. En Shiade te recomendamos que un colchón de uso individual sea como mínimo de 90cm de ancho. Si va a dormir en pareja, no debería ser menor de 135cm de ancho, de hecho cada vez es más habitual que sea de 150 centímetros. Es importante tener en cuenta el factor confort personal en la cama, el espacio mínimo que una persona necesita para dormir adecuadamente. En cuanto a la largura del colchón, lo recomendado es que sea al menos 10cm más largo que la persona más alta que lo ocupe.

¿Hay que proteger el colchón?

Los colchones Shiade cuentan con una protección higiénica exclusiva anti-ácaros y/o bacterias, pero siempre es recomendable proteger el colchón con una funda adicional para garantizar su limpieza óptima. Además, es recomendable aspirar el colchón con un filtro EPA de forma periódica. Para los más pequeños, las fundas impermeables garantizan mantener el colchón siempre perfecto.

¿Cómo sé que debo renovar el colchón?

La Asociación Española de la Cama, (ASOCAMA) estima que, independientemente del material del que está fabricado, la duración máxima de un colchón es de 10 años. Sin embargo, su vida útil puede variar dependiendo del uso y es necesario un buen mantenimiento.
Uno de los efectos del paso de los años es el efecto huella, es el hundimiento natural de un colchón debido a su uso. Este hundimiento puede ser mayor o menor en función de la antigüedad del colchón, la calidad de los materiales, el peso de las personas que en él descansan y el mantenimiento que se haya llevado a cabo. Éste hundimiento, si es elevado, hace menos confortable el descanso y evidencia un cambio de colchón